viernes, 11 de agosto de 2017

La cupé Mitsubishi Galant

La apertura de la importación de automóviles en Argentina, en el año 1979, nos trajo marcas desde el Lejano Oriente. Algunas un poco conocidas y otras no tanto. En el caso de la marca japonesa Mitsubishi creo estaba en el medio, ni tan desconocida, ni tan conocida. Hoy veremos una vieja publicidad de la Mitsubishi Galant Coupé 2000 GSR.

Publicidad del diario Clarín del año 1980.


Tuve la suerte de manejar, por unos meses, un Mitsubishi Galant 1600 de cuatro puertas. En aquellos años era como entrar en otro mundo. Si bien ese modelo no tenía levanta vidrios eléctricos si tenía aire acondicionado. Eso era un lujo en los automóviles argentinos.

Se comportaba en insonoridad del habitáculo como un automóvil de una categoría superior y circulando a velocidades altas no había zumbidos de ninguna clase. Y un ojo en el velocímetro porque podías estar circulando por encima de los 140 kilómetros por hora sin darte cuenta…

Una particularidad del Mitsubishi Galant 1600 berlina cuando estaba conectado el aire acondicionado, y arrancaba el compresor de éste, el motor del auto se aceleraba solo, si estaba en ralentí, por ejemplo parado en un semáforo.

Tenía un motor chico para tener aire acondicionado, según los conceptos que se manejaban, hasta ese momento en Argentina. La tecnología nos visitaba con estos vehículos importados y descubríamos un mundo nuevo. Con sus ventajas y desventajas.

El importador de los vehículos Mitsubishi, que eran autos, camionetas y camiones, fue Alberto J. Armando SA con domicilio en la Avenida del Libertador 432 de la ciudad de Buenos Aires. Alberto J. Armando estuvo vinculado al club Boca Juniors y fue concesionario de la empresa Ford Motor Argentina en su momento.

En la publicidad no solo tenemos los precios, en dólares, de los dos modelos de la cupé Galant, sino también se mencionan algunos de sus accesorios. También se decía que el Banco del Buen Ayre, hoy desaparecido del mercado bancario argentino, se encargaba de la financiación.

La vieja publicidad apareció publicada en el diario Clarín el 24 de enero de 1980 y es una pieza salida del archivo de datos e imágenes que nos brinda el material para escribir las notas diarias. Notas que se publican en este sitio dedicado a los viejos autos que supimos conseguir, llamado Archivo de autos.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos 

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en este blog.