martes, 29 de septiembre de 2015

NSU Prinz IV, casi desconocido en Argentina

Autoar (Automóviles Argentinos) fue la licenciataria de la empresa NSU Motorenwerke Aktiengesellschaft (sociedad anónima) para fabricar los NSU Prinz en sus variantes II y III. Aunque también se armaron Prinz I, menos conocidos y de menor potencia. Pero el Prinz IV es un casi desconocido en el país. Hoy veremos cómo era en el año 1965 y cómo se ve un modelo restaurado en la actualidad.

NSU Prinz IV del año 1965. 

A mediados del año 1965 en Alemania se fabricaban el NSU Prinz IV y el NSU 1000 muy similares en cuando a carrocería, pero no a motor. El Prinz IV estaba equipado con un motor bicilíndrico y el Prinz 1000, en cambio, tenía cuatro cilindros en línea ubicado en forma transversal en la parte posterior.

Tablero del NSU Prinz IV del año 1965. 

También el Prinz IV era de motor y tracción trasera pero el motor era de 598 centímetros cúbicos con los cilindros ubicados en forma paralela, como los modelos que conocimos en Argentina y enfriado por aire mediante una turbina. En cambio este motor tenía una potencia de 36 CV DIN a 3.250 revoluciones por minuto. El diámetro de los cilindros era de 76 milímetros y la carrera de los pistones de 66 milímetros.

Las válvulas eran a la cabeza con distribución Ultramax. El carburador que alimentaba al motor era de la marca Solex 34 PCI con cebador manual. El filtro de aire era en baño de aceite. Esta solución fue usada hasta bien entrada la década del sesenta y se remota muchas décadas para atrás. Luego los filtro de papel, del tipo seco, terminarían con los filtros húmedos, como eran los de aceite.

NSU Prinz IV propiedad de Jorge Lizardo visto de frente en Los Cardales.

El sistema eléctrico, marca Bosch, contaba con un Dynastart de 12 volts que hacía las veces de arranque eléctrico y generador de la batería. Las bujías eran del tipo W 225 T2 o sus equivalentes.

La caja de velocidades era de cuatro marchas hacia adelante sincronizadas y marcha atrás. Tenía demultiplicación intermedia entre la caja de cambios y el diferencial. Las relaciones finales eran las siguientes: primera, 19,89:1; segunda, 10,61:1; tercera, 6,77:1; cuarta, 4,80:1 y marcha atrás, 25,85:1.

Vista de perfil derecho del NSU Prinz IV. 

La suspensión delantera era independiente con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos de doble efecto. La suspensión trasera era independiente con ejes oscilantes con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos de doble efecto.

Las medidas del NSU Prinz IV del año 1965 eran: largo, 3.440 milímetros; ancho, 1.490 milímetros; alto en vacío, 1.360 milímetros; distancia entre ejes, 2.040 milímetros; trocha delantera, 1.230 milímetros y trocha trasera, 1.200 milímetros. El peso en el orden de marcha era de 565 kilogramos y la carga máxima autorizada de 435 kilogramos. Los neumáticos eran de la medida 4.40 x 12 pulgadas. La velocidad máxima estaba el en orden de los 120 kilómetros por hora. El consumo de combustible era de 5 a 6 litros cada 100 kilómetros recorridos.

La parte trasera del NSU Prinz IV. 

El domingo 30 de agosto de 2015, en el encuentro que organizó el club Autos Clásicos Los Cardales, tuve la suerte de poder apreciar un NSU Prinz IV que es propiedad de Jorge Lizardo. El automóvil está un perfecto estado de conservación y me pareció, que las fotografías que le tomé, servirían para ilustrar esta nota. Las demás fotografías fueron tomadas de la revista Parabrisas número 57 de agosto de 1965.

Vimos un NSU Prinz que muchos, tal vez, nunca habían visto, en cambio otros recordarán a este pequeño automóvil alemán. Me pareció que es una “rara avis” en el mercado argentino y era interesante de conocer. Este modelo hubiera sido el sucesor natural de las famosas “galeritas” que se armaron y fabricaron de la mano de Autoar. Pero las circunstancias económicas no hicieron posible que se concretara. Todo lo contrario al desarrollo de la marca NSU en el vecino país de Uruguay, pero eso es otro cantar.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos ya que no cuenta con financiación de ningún tipo.