Lenguaje claro

jueves, 19 de noviembre de 2015

Peugeot pequeño y antiguo

Los visitantes a la última edición de Autoclásica 2015 realizada entre los días 9 y 12 de octubre habrán visto, en el stand del Automóvil Club Argentino (ACA) un automóvil Peugeot del año 1903. Un pequeño vehículo como fueron los primeros de la marca francesa desde finales del siglo XIX.

Peugeot del año 1903.


Este simpático automóvil de color amarillo tiene un motor monocilíndrico de cuatro tiempos con una cilindrada de 652 centímetros cúbicos. El encendido era por magneto, algo habitual en los primeros automóviles de los inicios de la industria automotriz europea. La refrigeración del motor era mediante agua con sistema termosifón y radiador.

Los primeros automóviles, en el siglo XIX, no tenían radiador de agua sino que usaban un sistema de serpentinas para enfriar el agua en contacto con el medio ambiente. Con el aumento de la potencia y la cilindrada se hizo necesario un sistema de refrigeración más eficiente.

Incluso hubo un sistema que utilizaba hielo para refrigerar los motores de automóviles de competición de altas cilindradas. Este sistema se usó hasta bien entrada la década del veinte. En especial para motores sobrealimentados.

La carrocería del Peugeot 1903 era del tipo Bois de Boulogne con capota de lona plegable. Los asientos, que eran para dos personas, estaban tapizados en cuero. Las llantas de rayos de madera, algo normal en este tipo de automóvil, tenían neumáticos con cámara. Vale la aclaración que los primeros automóviles, o carruajes sin caballos, tenían ruedas similares a los carros tirados por caballos.

Los faros delanteros eran de bronce que funcionaban a gas de la marca Docellier y además tenían otros dos faros laterales de bronce que funcionaban a kerosén de la marca Herm Riemann’s.

La caja de velocidades era de 3 marchas hacia adelante con marcha atrás con la palanca de cambios ubicada debajo del volante. Los frenos mecánicos solo accionaban sobre las ruedas traseras. Pero eso bastaba para detener los 40 kilómetros por hora que el Peugeot 1903 tenía de velocidad máxima.

La suspensión era mediante el uso de doble ballesta con amortiguadores de fricción para ambos ejes. Lo avanzado era que tenía cardán en cambio de cadena para traccionar las ruedas traseras.

El tamaño del Peugeot hace que a simple vista nos parezca frágil, pero estos automóviles del pasado, hoy diríamos prehistóricos, fueron los primeros que hicieron camino en aquellas viejas rutas que comenzaban a dejar las carrozas.

La fotografía la tomé el lunes 12 de octubre de 2015 cuando visité, por segunda vez, la edición 15ª de Autoclásica como acreditado de prensa. La primera vez que Archivo de autos estuvo en esa condición en la más importante muestra de autos antiguos y clásicos de Latinoamérica.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos

¿Te enteraste? Ya arrancó la colecta “Una Internet para Archivo de autos”. Sumate con tu colaboración. En este enlace enterate cómo hacerlo: