Lenguaje claro

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Mercedes-Benz 500 SL 1983

Los roadsters Mercedes-Benz comenzaron a fabricarse a mediados de los años cincuenta y desde ese momento se convirtieron en todo un sello para la marca alemana. Autos deportivos de lujo de dos plazas, básicamente, aunque se los podría considerar un 2+2 si tenemos en cuenta el asiento trasero, opcional, en el que solo podían viajar niños. Hoy veremos la ficha técnica del modelo tope de la gama de los SL, el 500 SL equipado con un poderoso motor de 8 cilindros en V de casi 5 litros de cilindrada y con una potencia de 231 CV DIN a 4.750 revoluciones por minuto. A simple vista de carrocería de los tres modelos que integraban la línea SL (280, 380, 500) era idéntica, salvo por el alerón de goma sobre la tapa del baúl del 500 SL, que era opcional en los otros dos modelos. Lo que era de serie en el Mercedes-Benz 500 SL eran la caja automática, los levanta vidrios eléctricos, el sistema central de bloqueo de las cerraduras, o las llantas de metal ligero. Opcionales eran el aire acondicionado integral, el controlador de velocidad Tempomat, los asientos con respaldo ortopédico, la calefacción del asiento, o sistema ABS para los frenos. Al igual que sus hermanos SL, el 500, podía pedirse con techo duro o con techo de lona. En la fotografía lo vemos sin ningún tipo de techo. Si quieren indagar más sobre los Mercedes-Benz SL del año 1983 los invito a que lean la siguiente nota: