Lenguaje claro

jueves, 9 de octubre de 2014

Los primeros carrozados de Pinin Farina

Giovanni Farina había fundado los Stabilimenti Farina, donde trabajaba el menor de los siete hermanos Farina, Pinin. Ahí es donde comenzó a demostrar sus dotes de artesano para la construcción de carrocerías. Sus fuera de serie eran apreciados por muchos fabricantes y en el año 1930 llegó el momento de independizarse.

Primera publicidad de la empresa Carrozzeria Pinin Farina.


Para eso decidió crear su propia empresa carrocera, pero dudaba de usar su apellido para nombrar a la nueva empresa que nacería. Vincenzo Lancia fue el que le dijo que usara su apodo, Pinin como lo llamaba en su casa, para bautizar la empresa carrocera que estaba fundando.

Así por una sugerencia de Lancia nació la empresa Carrozzeria Pinin Farina. Para concretar este nuevo emprendimiento, que lo alejaba de su hermano Giovanni, contó con el apoyo de amigos e industriales automotrices, entre ellos estaba el genial Vincenzo Lancia que lo instó a usar su apodo y apellido como marca para evitar confusiones con la empresa de su hermano mayor.

Pinin Farina era el menor de 7 hermanos y al concretar su empresa independiente sentaría las bases de una gran carrocera que llegaría hasta nuestros días, pese a su muerte en el año 1966, en pleno siglo XXI y con un prestigio a prueba de balas. Una estrecha colaboración con la marca Ferrari hizo acrecentar su prestigio y calidad de diseño.

Tampoco debemos olvidarnos que desarrolló carrocerías para marcas no italianas como Austin, sino recordemos al querido Siam Di Tella, Peugeot, Mercedes-Benz, por nombrar algunas marcas que contaron con sus diseños para autos de serie como fuera de serie o prototipos.

La publicidad que nos sirve de imagen fue la primera que anunciaba a la nueva Carrozzeria Pinin Farina y que apareciera publicada en la revista Auto Italiana, que tomé de la Enciclopedia Autorama del 26 de noviembre de 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.