Lenguaje claro

jueves, 2 de octubre de 2014

El primer auto de la DKW

Jörgen Skafte Rasmussen un danés que había comenzado a fabricar motores de vapor en los inicios del siglo XX, sería el responsable de crear la marca DKW, que surgiría luego de finalizada la Primera Guerra Mundial. En un comienzo solo la empresa alemana fabricaría motores de dos tiempos para bicicletas y motocicletas livianas, los autos vendrían al finalizar la década del veinte.

El DKW F1 de los años treinta.


El automóvil a vapor que desarrollara Rasmussen fue un fracaso total. Tampoco tuvo suerte con los motores de dos tiempos para juguetes que comenzaron a fabricar a partir del año 1919 y de donde proviene la sigla DKW (Des Knaben Wunsch, los que los chicos desean). Pero esos pequeños motores fueron considerados una maravilla mecánica y de ahí el uso de la marca DKW.
El logro de esos motores fue de un inventor berlinés llamado Hugo Ruppe, que tenía una reconocida capacidad técnica en su país. Ruppe le lleva a Rasmussen un pequeño motor de dos tiempos de tan solo 30 centímetros cúbicos con una potencia de 1/3 HP.

Este motor funcionaba sin válvulas alimentado con una mezcla de nafta y aceite con solamente tres partes móviles: pistón, biela y cigüeñal. Además de un bajo costo de producción y fácil de construir. Esto le vino como anillo al dedo a Rasmussen que tenía su fábrica con serios problemas para poder mantenerla en actividad con diez empleados. La guerra había terminado, año 1918, y los contratos militares habían desaparecido.

La contrapropuesta de Rasmussen a Ruppe fue que le fabricara un motor de las mismas características pero de 100 centímetros cúbicos y 1 HP de potencia. Para montarlo en una bicicleta. Sin quererlo, Rasmussen, había sentado las bases de la que se convertiría en la mayor fábrica de motocicletas para finales de la década del veinte. Porque el éxito en las competencias no se hizo esperar y los pedidos de motocicletas DKW contribuyeron a la expansión de la empresa.

Ahí es cuando aparece nuestro tema de hoy: el primer automóvil de la marca DKW. Para ese entonces la empresa contaba con 10.000 operarios y producía unos 60.000 vehículos por año. Por este crecimiento, que alcanzó fama mundial, es que se piensa en construir el primer automóvil.

Nacía el primer auto DKW con tracción trasera, motor de dos tiempos refrigerado por agua con una cilindrada de 494 centímetros cúbicos y solo de dos plazas. Corría el año 1928 y para el siguiente los pilotos Gustav Menz y Gerhard Macher lograron el primer puesto en la clasificación para su categoría en el Rally de Montecarlo.

Obtenido este éxito es que se piensa en la construcción de un auto deportivo y algunos motores para aviones. Luego de esto se presenta un auto experimental con tracción delantera. Ove Rasmussen, hijo del dueño de la DKW, logra superar con este prototipo a los pilotos más afamados en las carreras sobre hielo. Eso fue en el lago Eib en los alrededores de Garmisch-Partenkirchen en Alemania en febrero de 1931.

El auto DKW tenía tracción delantera, con un motor de dos tiempos de dos cilindros ubicado de forma transversal, algo totalmente común en la actualidad, 594 centímetros cúbicos de cilindrada, arranque eléctrico, peso muy bajo y la gran posibilidad de tomar las curvas a mucha más velocidad que sus rivales gracias al tipo de tracción.
La maravilla mecánica tenía la caja de velocidades unida a su diferencial, lo que hoy conocemos como caja puente. Este automóvil, que se denominó DKW F1, tuvo una producción notable en la década del treinta y fue el primer auto con tracción delantera que se produjo en forma masiva.

La experiencia que adquirió la empresa con este tipo de tracción y de motor de dos tiempos le dio renombre y fama mundial, pese a tener que fusionarse con las empresas Audi, Horch y Wanderer para formar Auto Union AG (Aktiengesellschaft, sociedad por acciones), por el mal estado que quedaron las automotrices alemanas con el estallido financiero que se produjo a partir del año 1929.

Así que hoy vimos como fue el nacimiento de ese automóvil DKW, el F1, que le dio muy prestigio a la empresa alemana que ha llegado hasta nuestros días, pese a que la marca no existe en el mercado mundial y los motores de dos tiempos no se fabrican más en Europa por no ajustarse a las severas normas de contaminación. La fotografía del DKW F1 fue tomada de la Enciclopedia Autorama del año 1968.

Mauricio Uldane
Editor de Archivo de autos



Archivo de autos es armado en un ciber por falta de recursos económicos, no por una política editorial.