Lenguaje claro

miércoles, 20 de marzo de 2013

Un Ford llamado T

El Ford T fue un auto que produjo una serie de cambios en la industria automotriz y en la sociedad del siglo XX. Un esbozo de investigación, realizado hace más de 30 años, nos trae una serie de datos sobre este legendario auto estadounidense.

Ford T modelo 1908 el iniciador de una dinastía que culminaría en 1927. 
Foto de la Enciclopedia Autorama número 42 del 6 de septiembre de 1968.


Hace poco tiempo me topé con una carpeta que contenía un borrador con una investigación sobre el Ford T o Tin Lizzie (algo así como el fiel servidor) como se lo denominada dentro de los Estados Unidos. La carpeta en cuestión recopila una serie de datos e informaciones acerca del Ford T y fue escrita en 1981.

Dos años antes que el autor de estas líneas se dedicara a cursar la carrera de periodismo. Hace tanto tiempo que todavía no existía la licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Mi interés por la investigación histórica se remonta varias décadas en el tiempo. Eso unido a mi pasión por la historia de los automóviles produjo ese esbozo de investigación del modelo T.

Ford T modelo 1916 o 1917. La ilustración indica que el modelo es de 
1908, pero no es el correcto porque tiene faros eléctricos. Ilustración de extraída del sitio: 
http://viejasautomundo.blogspot.com.ar/2013/01/revista-automundo-n-20-11-de-agosto-de.html

Vayamos a los datos recopilados hace tres décadas. Henry Ford había fundado la Ford Motor Company en el año 1903 y cinco años más tarde produce el primer modelo T. La letra no es un capricho sino que responde a que Henry Ford se las ponía a sus modelos fabricados o proyectados. Arrancó en 1903 con la letra A y así siguió con el alfabeto. Algunos fueron modelos fallidos y otros no pasaron de su etapa de prototipo. Así llegamos a la letra T.

Los primeros Ford T se construyeron en octubre de 1908, pero esas unidades no se vendieron hasta los primeros meses de 1909. El modelo T fue diseñado por József Galamb y Childe Harold Wills ambos estuvieron supervisados directamente por Henry Ford. Para el año 1908 el Ford T tenía innovaciones que sus competidores no poseían. Además cualquier persona podía manejarlos, incluso sin tener conocimientos previos en la conducción de automóviles.

Ilustración de una cupe cerrada Ford T modelo 1917. 
Dibujo de un folleto de Ford Motor Company de 1978.

La cifra total de Ford T fabricados fue de 15.007.033 unidades, aunque algunas fuentes indican que se superaron las 16.500.000 de unidades. Esa cifra correspondería a la fabricación del los T fuera de Estados Unidos. Sin embargo la primera cifra se toma como la oficial y recién en febrero de 1972 sería superada por el Volkswagen Escarabajo.

Los Ford T se fabricaron en Estados Unidos, por supuesto, y en el exterior en los siguientes países: Canadá, Gran Bretaña y Alemania. La fábrica de Canadá estaba ubicada en Walkerville, Ontario, las de Gran Bretaña en Manchester y Londres y la de Alemania en Berlín. También hubo armadurías en diferentes países como España y Argentina. En nuestro país se lo comenzó a montar en 1913, pero recién en 1941 se vendieron las primeras unidades.

Publicidad aparecida en la revista Caras y Caretas del 
16 de febrero de 1918. El dibujo nos muestra una berlina de dos 
puertas y tres ventanas. También están los precios de los 
modelos T correspondientes a ese año.
Henry Ford introduce la fabricación en serie en 1913. Aplicando los conceptos de Federico Winslow Taylor del trabajo en serie, así crea en su empresa la cadena de montaje. Antes del armado en serie se demoraban 12 horas y 28 minutos en tener listo un Ford T. Cuando se inicia la cadena de montaje el tiempo se baja a 93 minutos por cada T armado en 1914. Se pasa a producir 18 unidades diarias. Había comenzado el boom del modelo T.

En 1909 se fabricaron 10.607 unidades del Ford T para 1913 se aumentó la producción a 168.220 unidades y en 1923 la cifra de unidades había trepado a 2.011.125. Se aprecia el incremento notable en la producción luego de poner en práctica el modelo de producción desarrollado por Taylor en la segunda mitad del siglo XIX.

Cadena de montaje de los Ford T desarrollada por Henry Ford 
basada en los conceptos de Taylor. El plano inclinado en conjunto 
con las grúas colocaban las carrocerías sobre los chasis. Esta foto
 fue tomada en la planta de la Ford Motor Company de 
Deaborn, Michigan, Estados Unidos. Foto de la Enciclopedia 
Autorama número 42 del 6 de septiembre de 1968.

El Ford T se mantuvo en producción entre 1908 y 1927, 19 años, en ese lapso de tiempo muy pocas modificaciones se le aplicaron al auto. Algunos de los cambios que sufrió a lo largo de su vida fueron: el radiador de tipo panal entre 1908 y 1916; de 1917 hasta 1927 el radiador fue del tipo tubular; en 1911 se colocaba un velocímetro opcional marca AC; en 1916 se opta por los faros eléctrico en reemplazo de los de acetileno; en 1919 se le coloca en forma opcional un burro de arranque eléctrico; desde 1908 a 1919 las llantas eran de garganta desmontable (tipo artillera); desde 1920 a 1925 llantas de metal tipo Sankey; en 1926 y 1927 llantas de metal con rayos de alambre con fijación tipo Riley y en esos mismos años el freno fue de cinta en cambio del sistema de metal-metal.

El Ford T tuvo muchas versiones a lo largo de sus 19 años de producción. Algunas de esas versiones fueron: touring, runabout, coupelet, cupe, tudor sedan fordor sedan, furgón, pick-up o camión. También hubo adaptaciones o modificaciones caseras como tractor o con orugas y doble eje trasero. Incluso adaptados con skies para ser usados sobre la nieve.

Un Ford T rural de madera para uso como transporte, el modelo es de 1923.
Foto de la Enciclopedia Autorama número 48 del 1 de noviembre de 1968.

En un principio, octubre de 1908, el Ford T fue lanzado al mercado estadounidense a un precio de 850 dólares. Con el correr de los años el precio fue bajando hasta llegar a costar 260 dólares la versión runabout en la década del ’20. Por ejemplo: el fordor sedan costaba 660 dólares uno de los más caros en su momento. A medida que el Ford T se hacía más popular el precio descendía y el alcance en el público comprador era mucho mayor. Así se motorizó a Estados Unidos y buena parte del resto del mundo.

Muchos granjeros estadounidenses cambiaron el caballo por un Ford T. Algunos de esos compradores nunca habían manejado un auto en su vida. Mi padre siempre cuenta la anécdota del chacarero de la provincia de Buenos Aires que compró un Ford T en el pueblo. Se subió al auto y se fue para el campo, a su chacra. Así de fácil era manejarlo. Pero el vendedor omitió indicarle como detener su marcha o el chacarero no lo entendió. Así que contento con su nueva adquisición comenzó a dar vueltas a su casa, para mostrarle a su familia el auto que había comprado. Pero como no sabía como pararlo estuvo dando vueltas a su casa hasta que el Ford T se le consumió la nafta, ya entrada la noche.

Ford T cupe modelo 1926 o 1927. Esta cupe traía las llantas de rayos 
de alambre con fijación tipo Riley. La foto es de un suplemento 
del diario Clarín del 29 de septiembre de 1978.

Henry Ford ganó unos 600 millones de dólares con la producción del Ford T, esto fue antes de la crisis de 1929. Cuando se anuncia, en 1927, la finalización de la producción del T se habían fabricados 15.007.033 unidades.  Henry Ford no estaba de acuerdo en finalizar la producción del modelo T, pero sus asesores le aconsejaron que lo hiciera. En realidad el Ford T ya estaba envejecido frente a sus competidores en la década del ’20.

La competencia había ganado terreno. Tan drástico fue la cesación de la producción del Ford T que las plantas de la Ford Motor Company cerraron sus puertas por casi seis meses para acondicionar la cadena de montaje para el nuevo modelo. El Ford A será un auto de transición para pasar del viejo T a autos más modernos y confortables que buscaba el público estadounidense. Así la empresa Ford modernizaba su línea de autos producidos en Estados Unidos.

Características técnicas del Ford T 1908-1927

Motor
Cilindrada: 2.892,8005 centímetros cúbicos
Cilindros: 4 en línea
Diámetro: 92,2 milímetros
Carrera: 110,6 milímetros
Potencia: 20 CV DIN / 22 HP SAE
Revoluciones por minuto: 1.800
Compresión: 3,6:1
Válvulas: laterales
Carburador: Holley o Kingston regulable desde el volante
Bujías: Champion A-25 de rosca cónica
Luz de bujías: 0,25 pulgadas
Luz de platino: 0,20 pulgadas
Luz de válvula de admisión: 1/32 pulgadas regulada en frío
Luz de válvula de escape: 1/64 pulgadas regulada en frío
Bobinas: con circuito magnético
Encendido: por magneto de baja tensión
Culata del block: desmotable
Block: de una pieza de cromo-vanadio
Velocidad máxima: 72 kilómetros por hora (45 millas por hora)
Velocidad crucero: 45-56 kilómetros por hora (28-35 millas por hora)
Velocidad en condiciones óptimas: 96 kilómetros por hora (60 millas por hora)

Transmisión
Caja de cambios: epicicloidal de 2 relaciones (cambio planetario o de Wilson)
Relaciones de los cambios: primera: 1:2,75, segunda: 1:1 y marcha atrás: 1:4
Embrague: palanca que actuaba en una posición de freno de mano y en la otra de embrague
Diferencial: de dientes rectos
Relación de diferencial: 3,6:1 o 4:1
Ejes: semiflotantes

Suspensión
Delantera: un elástico semielíptico transversal (a partir de 1925 también dos resortes helicoidales cónicos)
Trasera: dos elásticos semielípticos transversales

Frenos
Delantero: no tenían
Trasero: de tambor, sin cinta de freno (meta-metal). A partir de 1926 trajeron cinta de freno
De motor: ubicado dentro de la caja de cambios

Lubricación
Aceite del motor: 20 SAE
Cambio del aceite del motor: cada 2.000 kilómetros
Aceite de caja de cambios: 30 SAE
Recambio del aceite de la caja: cada 2.000 kilómetros
Aceite del diferencial: 140-160 SAE
Recambio del aceite del diferencial: cada 10.000 kilómetros

Sistema de enfriamiento
Por agua con radiador
Radiador de panal: de 1908 a 1916
Radiador tubular: de 1917 a 1927

Rodado
Adelante: 30 x 3 pulgadas
Atrás: 30 x 3 ½ pulgadas
Llantas de madera: de 1908 a 1919
Llantas tipo Sankey: de 1920 a 1925
Llantas de rayos: de 1926 a 1927 con fijación Riley
Presión adelante: 50-55 libras
Presión atrás: 60-65 libras

Medidas
Largo: 3.540 milímetros
Distancia entre ejes: 2.589 milímetros
Trocha: 1.422 milímetros
Capacidad del tanque de nafta: 45 litros por gravedad 

De esta forma concluye la historia de un auto que revolucionó la industria automotriz, no solo por las ventas alcanzadas, sino porque puso en marcha la cadena de montaje. La industria automotriz del mundo empezó a jugar con grandes volúmenes de unidades producidas y eso marcó el despeje de la masificación del automóvil moderno.

Gracias a Julián Pérez por su invalorable ayuda en la digitalización de las imágenes que acompañan a esta nota histórica.

Fuentes: Enciclopedia Salvat del Automóvil, revistas Parabrisas y Automundo, diario Clarín, folleto de Propile Publications Ltd. de Gran Bretaña.

Mauricio Uldane