Lenguaje claro

sábado, 28 de julio de 2012

El asiento de la suegra

Hubo un tiempo donde los convertibles y algunas cupés vinieron con un asiento para la suegra. Así se denominaba a una suerte de asiento extra que estaba en el baúl del auto. La vieja publicidad que nos ilustra esta nota tenía un asiento con esas características.

Publicidad de la revista Arts & Decoration de mayo de 1931.